EN LA ÚLTIMA DÉCADA SE HAN DESTINADO MILLONES DE PESOS A PROYECTOS DE TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN EN LA LAGUNA. PERO ESOS PROYECTOS YA NO EXISTEN. ¿POR QUÉ NO HAY UNA ESTRATEGIA QUE LE PERMITA AL ESTADO SER PARTE DE ESTE MERCADO?

EN LA ÚLTIMA DÉCADA SE HAN DESTINADO MILLONES DE PESOS A PROYECTOS DE TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN EN LA LAGUNA. PERO ESOS PROYECTOS YA NO EXISTEN. ¿POR QUÉ NO HAY UNA ESTRATEGIA QUE LE PERMITA AL ESTADO SER PARTE DE ESTE MERCADO?

POR FRANCISCO RODRÍGUEZ

En el invierno lagunero de enero de 2016, el exgobernador Rubén Moreira inauguró en Torreón el Parque de Innovación Tecnológica de Torreón (PITT). Un proyecto de 100 millones de pesos que pretendía “fomentar la competitividad e impulsar el crecimiento de las empresas de tecnologías de la información”.

El mandatario estatal prometió entonces el crecimiento en las inversiones de empresas tecnológicas. Incluso estaba confirmada la instalación de dos compañías. Sin embargo, esto no ocurrió. 

Hoy, cinco años después, el proyecto quedó abandonado. Para los especialistas consultados por Semanario esto pone en evidencia que no hay una estrategia clara para promover las tecnologías de la información (TI), lo que priva a Coahuila de un mercado millonario.

Fachada descuidada del parque PITT, en Torreón, proyecto con 100 mdp de inversión, que actualmente solo alberga la oficina del Coecyt con 5 empleados. 


Aunque hay un proyecto de la empresa Peñoles con intención de instalarse en el parque, en cinco años solo llegó la oficina regional de Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecyt) con cinco empleados, y se truncó el proyecto de energías renovables del Tecnológico Nacional de México. Un elefante blanco dentro de un elefante blanco.

El secretario de Economía, Jaime Guerra Pérez, reconoce que el parque PITT no ha resultado como hubieran querido, pero se excusa con la cancelación del proyecto de energías verdes del Tecnológico de México.

–No ha estado en nosotros, hemos dado las facilidades pero cancelaron la inversión muy grande –dice.

–¿El PITT ha sido un elefante blanco? –se le cuestiona.

–Bueno, no lo sé. Depende cómo lo veas. Ahí está el Coecyt (Consejo Estatal de Ciencia y Ciencia y Tecnología), que es ciencia y tecnología.

–¿Pero tiene cinco empleados y es de gobierno?

–Es que depende cómo lo veas, o sea la realidad es que hemos hecho un esfuerzo importante, pero por diferentes razones no se ha podido concretar este parque –concluye el funcionario.

Pero especialistas como Luis Fernando Gallardo, presidente ejecutivo del Instituto Mexicano de Tecnologías de la Información y Comunicación (IMTIC), dice que este y otros proyectos de tecnologías de la información no son otra cosa que eso: elefantes blancos que evidencian las malas estrategias en el ramo.


–Jalas al Coecyt porque tienes que convalidar, invitas a alguien para que convalide algo que de origen no es lo que dicen ser. Ve cuántos parques están solos –comenta refiriéndose no solo a Coahuila, sino al resto del país.

Estos clústeres que se han intentado hacer por parte de gobiernos, empresarios y universidades, considera, no se alcanzan a lograr porque nacen de una iniciativa del gobierno estatal y no de una necesidad de la sociedad como tal.

Este tipo de apuestas, explica, obedecen a una estrategia gubernamental donde existe un gasto etiquetado que se tiene que ejercer para la promoción económica. Que por eso se crean de la nada estos elefantes blancos donde se invierten grandes cantidades de dinero que lo único que hace, dice, es beneficiar a ciertos empresarios privilegiados que están cerca del gobierno.

El mismo secretario Jaime Guerra reconoce que los parques tecnológicos no funcionan.

–Se visitaron como 10 en Estados Unidos y no funcionan como tal –dice–. Tú no puedes llevarte todas las empresas de tecnología a un solo lugar.

Lo que se requiere, explica, es la suma de esfuerzos de las empresas de tecnología para crear un “ecosistema” donde se pueda estar inclusive del otro lado del mundo. Pero hoy, ese ecosistema en La Laguna, en Coahuila, no existe.

Oficinas abandonadas del proyecto del Tecnológico Nacional de México, al interior del PITT. Un proyecto de energías renovables que nunca despegó.


Inversión sin estrategia

En 2007, el Banco Mundial recomendó a siete estados del país, entre ellos Coahuila, como lugares estratégicos para detonar las tecnologías de la información, comunicación, desarrollo de software y externalización de procesos de negocios.

Desde 2011 se inició la obra del Parque de Innovación y Tecnología de Torreón como una respuesta a este panorama. Tuvo una inversión conjunta de 100 millones de pesos con el gobierno federal donde el Estado aportó el terreno.

De inicio, el parque estaba proyectado para concluir en 2012, pero no logró inaugurarse hasta 2016, en la administración de Rubén Moreira.

En el transcurso de la construcción, trascendió que empresas estadounidenses como AT&T se instalarían. Pero nunca se concretó nada.

A la fecha, el parque PITT, ubicado en la zona industrial Mieleras de Torreón (a 20 kilómetros del centro), alberga las oficinas del Coecyt que solo cuenta con cinco empleados, dos de confianza y tres por honorarios.

Se comenzó con la construcción de la Unidad Especializada de Energías Renovables del Tecnológico Nacional de México pero a más de un año de terminarse, quedó abandonada.

Actualmente Peñoles tiene intención de aterrizar un proyecto de robótica. Pero solo eso: es un enorme parque con un enorme edificio con auditorio, centro de negocios y salones, para cinco trabajadores. Dos centros que serían destinados para laboratorios de bioenergía y energía eólica, abandonados. Por cierto, también hay tierra y hierba por montones.

Para el presidente del Instituto Mexicano de Tecnologías de la Información y Comunicación, Luis Fernando Gallardo, la misión de los gobernantes es gastarse el dinero y usan el tema de la tecnología como pretexto para sacar el recurso sin resolver el problema de fondo.

Gallardo califica esto como una “tragedia”, ya que ahora el mundo es tecnologías de la información, y quien no esté metido “estará destinado a desaparecer o vivir en condiciones muy precarias”.

Óscar Muller, fundador de NIIT México, un programa creado en la India que proporciona educación y formación en Tecnologías de la Información, opina en el mismo sentido. Considera que las TI no requieren parques industriales, sino edificios donde la persona esté en un ambiente cómodo y seguro.

Menciona casos como los de las ciudades de Seattle o Austin en Estados Unidos donde ya no existen parques, y las fábricas de software están en el centro del país.

–Rentan un departamento enfrente, se bajan, cruzan y ahí está su trabajo. Les da las 6 de la tarde y van a restaurantes y bares. En cambio si lo ponen en un parque no sucede eso. Este giro no es tan indispensable que se ponga en un parque. También porque más del 50 por ciento de los trabajadores van a ser mujeres. Me daría mucho temor que mi hija trabajara en un parque retirado y que llegara todos los días a las ocho o nueve de la noche –declara.

Agrega que una fábrica de software se podría poner en uno de los muchos edificios vacíos del centro de Torreón. También considera que las recomendaciones que hizo el Banco Mundial son válidas para cualquier zona. Pero en el norte, dice, se tiene enraizada la industria de manufactura.

Óscar Muller considera que en México por lo general sienten que generan empleos solo en las fábricas de manufactura, mismas que no se comparan con los sueldos de miles de dólares que recibe alguien que trabaja en TI.

Solo dos de cuatro laboratorios se construyeron en La Unidad Especializada de Energías Renovables del Tecnológico Nacional de México. Sin embargo el proyectó no arrancó y sus oficinas están abandonadas.


Según el libro “La nueva geografía de los trabajos” (The new geography of jobs) de Enrico Moretti, la mayoría de las empresas icónicas de Silicon Valley están ubicadas en “oficinas de edificios anónimos”.

Por eso Óscar Muller cree que este tipo de proyectos como la construcción de un parque, reflejan que no solo Coahuila, sino en México, no existen estrategias.

Rubén Morales Quintero, director de la Promotora Inmobiliaria para el Desarrollo Económico de Coahuila (PIDECO), grupo encargado de la posesión de la tierra y de proveer de la misma para inversiones, detalla que el parque cuenta con 20 terrenos y una superficie total arriba de 98 mil metros cuadrados. A la fecha, confirma, solo dos están escriturados.

Al gobierno de Coahuila le costó 396 mil pesos el mantenimiento del parque en 2019 y 528 mil pesos en 2020. Es decir, 924 mil pesos, casi un millón, esencialmente para el pago de jardinería, limpieza y vigilancia, según respuesta a una solicitud de información.

Según Morales Quintero el mantenimiento del parque en este año (con corte a agosto de 2021) oscila en los 44 mil pesos mensuales.

Hugo Montoya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI) para Coahuila y Durango, dice que para trabajar en un parque como el PITT, se requiere un transporte más rico en ruta porque la gente ve como problema la lejanía del lugar.

Algo que no vio en su momento la ex secretaria del Trabajo, Norma González, que en su discurso de inauguración del parque, destacó que la ubicación del PITT representaba “un elemento clave”.

Hugo Montoya agrega que se requiere un polo de desarrollo tecnológico, y no solo construir edificios que hospeden a las empresas. Es necesario, agrega, que todo el ecosistema sea atractivo para generar la inversión esperada.

El presidente de CANIETI critica también que el parque PITT no cuenta con buen internet, cuando la industria requiere condiciones de alta velocidad, infraestructura especial que no se tiene en estos momentos.

El caso NIIT

Antes de la apuesta del parque PITT, en la administración de Humberto Moreira se inauguró en Torreón el Centro de Capacitación de Tecnologías de la Información “Las Américas IT Park” con enseñanza de tecnología de la India.

El proyecto, también, pretendía impulsar la industria de la tecnología de la información en la región Laguna “a través de la creación de recurso humano calificado”.

La obra costó poco más de 30 millones de pesos, incluyó aulas y oficinas para enseñar a jóvenes cómo desarrollar software, y quedó en manos del empresario Carlos Delgado, su dueño legal.

Óscar Muller recuerda que le propusieron al gobernador Humberto Moreira ayudar a dar becas a jóvenes que no tenían recursos para que estudiaran computación de primer nivel como lo enseñan en India, precisamente a través del programa NIIT.

El proyecto incluía el pago de becas a jóvenes y el pago a los instructores, muchos de los cuales provenían de la India o Estados Unidos. Pero el proyecto no siguió y hubo problemas en los pagos a maestros.

Óscar Muller asegura que, aunque de poca duración, los programas fueron exitosos y existen testimonios de muchachos a los que les cambió la vida para bien.

–¿Qué fue lo que pasó? –pregunta el reportero.

–Yo creo que no solamente es el gobierno de Coahuila sino de todo México de que carecemos de estrategias y no le damos seguimiento a proyectos. Es fecha que México no tiene una estrategia de TI. Estados que tienen fama de ser muy exitosos como Jalisco o Nuevo León no tienen estrategias de TI, mientras que India exporta miles de millones de dólares.

Para Luis Fernando Gallardo, presidente de IMTIC, de este tipo de inversiones se beneficiaron políticos y empresarios porque les construyeron edificios, equiparon con tecnología, pagaron costos de conectividad, internet y comunicaciones. Además pagaba el gobierno los instructores, maestros y becas. Mientras que el empresariado no arriesgó ningún peso.

–Todos quisiéramos iniciar un negocio de ese tipo: te pongo tu restaurante, te pongo los clientes, te pago la comida, los alimentos para que los prepares y todavía te pago por el cliente, para que no pague. Yo pago para que vaya a comer tus gorditas –ejemplifica Gallardo.

El presidente del IMTIC considera que aunque NIIT aportó y ayudó a que la gente volteara a ver el sector, opina que “salió más caro el caldo que las albóndigas”, pues para él era más fácil haber fortalecido las carreras de tecnologías que ya se impartían en la región, o inclusive becar a los muchachos en el Tec de Monterrey o en una universidad americana, que crear una infraestructura que acabó abandonada.

Actualmente el lugar donde alguna vez albergó a jóvenes ávidos por aprender de tecnologías de la información, está en renta.

–Es una nave industrial más que le construyeron a un empresario –critica y traduce Gallardo.

Óscar Muller no cree que esa haya sido la intención y apunta más a un tema de desconocimiento y mala estrategia del gobierno. Considera que donde se fomente el sector de tecnologías, automáticamente el terreno va a valer más.

Admite, además, que es un problema depender tanto de los gobiernos por los procesos burocráticos que tienen, y porque no existe el concepto de apoyo para el software.

–Apoyan que se instale una fábrica, dan incentivos de terrenos, de vías de ferrocarril, de energía, de agua, de gas. Pero para la industria de TI lo que se requiere es gente –afirma.

Considera que gobierno y sociedad civil no han dimensionado la importancia del sector de tecnologías y dice que los empleos que generarán riqueza serán en los lugares donde se promueva la tecnología.

¿Pero a quién le toca?

A pesar de haber secciones terminadas, los edificios no están en uso, poniendo en evidencia el derroche de recursos.


Energías renovables, otro elefante blanco

En 2018 se puso la primera piedra de lo que sería la Unidad Especializada de Energías Renovables del Tecnológico Nacional de México, que se proyectaba como el primero de su tipo a nivel nacional.

Se proyectaba construir cuatro laboratorios con financiamiento de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Secretaría de Energía (SENER), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el Gobierno del Estado de Coahuila con una inversión aproximada de más de mil 200 millones de pesos.

Únicamente se concluyeron dos laboratorios que fueron entregados en enero de 2020, con una inversión, según las placas de obra, de 35 millones de pesos. Sin embargo, con la postura del gobierno federal de retirar apoyos a las energías limpias, el proyecto se apantanó.

Actualmente solo existen oficinas vacías dentro de un parque desolado donde la hierba crece sin que a nadie pareciera importarle.

Carlos González, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) Torreón, recalca que un parque tecnológico no opera sin fondos y al perderse los fideicomisos que tenían que ver con ciencia y tecnología, todo se vino abajo.

Hoy por hoy, dice el presidente de CANACINTRA, el Centro de Investigación en Energías Renovables es un elefante blanco porque nadie lo usa.

Dice que no es un tema fácil reactivar el parque porque hay muchos temas alrededor. Por ejemplo, el hecho que hay instalaciones terminadas y abandonadas que se pueden echar a perder.

González considera que el tema de las energías alternativas es importante para mantener a la región en competitividad mundial.

–Espero que lo retome el presidente y pueda desatorarse y llegue a concretarse –comenta.

Sin embargo, el secretario de Economía, Jaime Guerra, cree que el Tecnológico de México ya lo dio por perdido y no lo tiene en sus prioridades.

–Las instalaciones ahí están. Vamos a ver qué hacemos con esas instalaciones porque si el proyecto no se lleva a cabo nos tienen que regresar el terreno –comenta.

El gobierno de Coahuila en la administración de Rubén Moreira, firmó un convenio con el Tecnológico de México donde donó 16 lotes de terrenos que suman 47 mil 135.56 metros cuadrados.

La cláusula séptima del convenio en poder de Semanario, estipula que si no se cumplen los compromisos se solicitará la restitución de los bienes inmuebles y de ser así, el gobierno del Estado queda obligado a reintegrar a favor del Tecnológico el monto de la inversión federal.

El secretario de Economía considera que se deberían aprovechar las instalaciones para impulsar la estrategia de parques. Pero a un año y medio que se entregó la obra y no se ha utilizado, no hay ningún plan.


¿Mala educación?

Para Oscar Muller de NIIT México, las empresas de TI no han llegado a la región por falta de gente.

Asegura que las empresas están y cita transnacionales como Caterpillar, Takata o John Deere, o empresas como LALA, Peñoles, Trasgo o Pilgrims, que están en la región Laguna.

–Es llegar y decirle qué necesitas. Tráete tu división de software que tienes en India, en China, en Estados Unidos. Tráetela para acá, págales el 40% de lo que le pagas en Estados Unidos que sigue siendo muchísimo. Más de 100 mil pesos mensuales. Eso cambia y es en beneficio de todos –expone.

Asegura que conoce muchas empresas que tienen voluntad de instalarse pero estas preguntan dónde está la gente que tenga las habilidades. Dice que India puede dar el perfil que se requiera con un modelo que enseñe teoría y práctica.

–No se necesita que den una nave industrial, se necesita que den dos mil personas que sepan de tecnología sofisticada. No es fácil –comenta Muller.

Y se pierde un mercado donde los trabajadores de TI ganan mucho dinero que, dice Óscar Muller, desencadenaría la circulación de capital en la ciudad. En el libro “La nueva geografía de los trabajos”, Moretti cita que de acuerdo al reporte de Microsoft, un empleado gana en promedio 170 mil dólares al año, dinero que se puede gastar en negocios, restaurantes, compra de autos, viajes.

Muller asegura que hay una falla entre el vínculo de las universidades locales y lo que se necesita en el mercado.

Hugo Montoya de CANIETI, considera que en materia educativa se ha cubierto bien la parte industrial, pero donde existen necesidades de mejora más especializada, dice, es en el tema de TI.

El Foro Económico Mundial estima que para 2025 se crearán 97 millones de nuevos empleos en sectores emergentes, principalmente en tareas de TI como el desarrollo de software, aplicaciones, inteligencia artificial, analistas de seguridad digital, entre otros.

Luis Fernando Gallardo del IMTIC considera que Torreón, en cuanto a planes de estudio, se retrasó 10 a 12 años. La capacitación del talento que está egresando, afirma, no se construye en las universidades, sino en la nube, en el autoaprendizaje.

–Con Humberto Moreira fueron las tecnologías de la información y con Rubén Moreira las energías renovables –dice.

Además considera que la Laguna está perdida porque no hay nada que cohesione como una entidad fuerte en el tema.

–A pesar que su talento humano sí está dando resultados y sí está trabajando en diferentes partes del país y del mundo. No estamos aprovechando esa unión de ese talento para desde aquí crear una nueva vocación que es la sociedad del conocimiento –comenta Gallardo.

Se intentó consultar a especialistas de la Universidad Tecnológica de Torreón o del Tecnológico de Monterrey, para hablar del tema pero nunca hubo respuesta.

Ante la falta de uso, las instalaciones del Centro de Capacitación de Tecnologías de la Información están en renta.


¿Qué va a pasar?

El secretario de Economía, Jaime Guerra, adelanta que se debe anunciar pronto una iniciativa del gobernador de parques tecnológicos, pero entendido como una estrategia, como un concepto, no como una posición o como un edificio. Como se hizo con el parque PITT.

–Es un ecosistema de innovación y desarrollo tecnológico que el parque tecnológico va a estar en el PITT, va a estar en el centro, donde haya tecnología. Es un concepto, no es un parque físico–, aclara.

Hugo Montoya, presidente de CANIETI, opina que se está bastante atrasado en el tema de TI y que si bien la pandemia ayudó a acelerar, todavía existe una brecha generacional del intercambio de dueños de empresas con un estilo de trabajo. Dice que se requiere cambiar la operación del entorno, del manejo empresarial, los servicios.

Para el presidente de CANACINTRA, Carlos González, si no se le encuentra un uso al parque o sus instalaciones, definitivamente se tendría que hablar de dinero tirado a la basura. Sin embargo, confía en que se le encuentre un uso.

–Si lo reconvertimos, que se pudiera utilizar para atraer empresas, tráete una empresa y métela ahí. Todo depende si nos reconvertimos o no. Qué vamos a hacer con eso. Es el tema –expone.

Para Oscar Muller de NIIT, se necesita generar ese ecosistema que dé las condiciones para que los estudiantes se queden o regresen en la zona, y no haya esa fuga a otras entidades como Nuevo León, Jalisco, Querétaro, Ciudad de México o inclusive Estados Unidos.

Como dice Enrico Moretti en su libro La nueva geografía del trabajo: “si Google se mueve a Visalia o al Tibet, ningún usuario se daría cuenta (…)”. Y se pregunta: “¿por qué una empresa de innovación estaría en una ubicación cara cuando puede estar en cualquier lugar?”.

Fotografía: Francisco Rodríguez
Ilustración: Edgardo Barrera

Este reportaje forma parte del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte, un proyecto del International Center for Journalists, en alianza con el Border Center for Journalists and Bloggers.


Francisco Rodríguez
Francisco Rodríguez

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la universidad La Salle Laguna. Tiene más de 10 años como periodista. Es corresponsal de Vanguardia en la región Laguna, así como reportero investigador de Semanario. Ha trabajado y colaborado en otros medios como Revista de Coahuila, Newsweek en Español, SinEmbargo, W Radio, Imagen Laguna, entre otros. Fue becario de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y de la Red Global de Periodismo de Investigación. Ha obtenido premios y reconocimientos como el Premio Nacional de Periodismo Rostros de la Discriminación y el Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica, así como menciones honoríficas en el premio de la Sociedad Interamericana de Prensa y el Premio Latinoamericano de Periodismo sobre Drogas. Actualmente también se desempeña como corresponsal de El Universal en Coahuila y Durango y es profesor de la Universidad Iberoamericana Torreón.

Todos los reportajes del autor
Suscríbete a nuestro newsletter

Acerca de nosotros

Semanario es un producto de Vanguardia MX dedicado al periodismo de investigación, historias extraordinarias, historias de corrupción, transparencia y rendición de cuentas.

DIRECTOR GENERAL: Armando Castilla Galindo
DIRECCIÓN EDITORIAL: Kowanin Silva
REPORTEROS: Francisco Rodríguez, Jesús Peña y Diego Santana
EDICIÓN: Kowanin Silva, César Gaytán, Karla Guadarrama
DISEÑO / FOTOARTE: Edgardo Barrera

Semanario Coahuila es parte del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte, un proyecto del International Center for Journalists en alianza con el Border Center for Journalists and Bloggers.

Semanario

Blvd. Venustiano Carranza 1918-A

Col. República Ote. CP25280

Saltillo, Coahuila. MX.

Contacto

semanario@vanguardia.com.mx
+52(844) 450-1000

Privacy Preference Center